Clínica Alemana +56 2 2210 1211

Clínica Quilín +56 2 2978 8000
+56 9 9099 4200

Reducíon mamaria

MAMOPLASTÍA DE REDUCCIÓN O REDUCCIÓN MAMARIA doctor longton

La reducción mamaria es una cirugía que se efectúa tanto por motivos estéticos como reconstructivos. El crecimiento excesivo de las mamas comienza en la adolescencia y afecta múltiples ámbitos de la vida:

  1. Limitación social: las pacientes evitan situaciones donde sus grandes mamas sean evidentes. La hipertrofia mamaria las lleva a ser personas retraídas y con baja autoestima.
  2. Limitación para elegir ropa: evitan ropa ajustada y trajes de baño. Comprar sostenes cómodos puede transformarse en un suplicio.
  3. Limitación deportiva: algunos deportes no los pueden practicar por la movilidad de sus mamas.
  4. Dolor de espalda: hay una hiperxifosis (incurvación) de la columna dorsal.
  5. Dolor de hombros: el peso de las mamas descansa sobre los tirantes del sostén y se marcan surcos en los hombros.
  6. Infecciones por hongos: intertrigo en el surco submamario asociado a sudoración y mantención de la humedad.

Todas estas alteraciones pueden ser corregidas o aminoradas muy significativamente con la cirugía. Estudios científicos han demostrado una mejoría en la calidad de vida de pacientes sometidas a reducción mamaria.

Las cicatrices dependerán de la cantidad de tejido a resecar y de las características de la piel. En una mujer joven sin embarazos y con reducción mamaria moderada bastará cicatriz en torno a la areola y una vertical hacia abajo; mientras que en una mujer mayor, con embarazos previos y estrías será necesario agregar una cicatriz en el surco submamario (escondida bajo la mama). Al contrario de lo que se podría pensar, es una cirugía que prácticamente no duele. Muchas mujeres relatan que se siente como cuando “baja la leche” antes de empezar a dar pecho a su guagua. La posibilidad de lactancia no se ve afectada tras la reducción mamaria, ya que se dejan conductos galactóforos unidos al pezón.

Durante un período de hasta 6 meses es frecuente encontrar una diminución de la sensibilidad del pezón, sin embargo son rarísimos los casos de insensibilidad permanente.

Dentro de las complicaciones frecuentes de la cirugía están las alteraciones la cicatrización. Es común que alguna porción de las cicatrices tenga una dehiscencia o sufrimiento isquémico (por falta de llegada de sangre), lo que ocurre en los puntos de unión: al principio y al final de la cicatriz vertical. Uno de los riesgos es pérdida total o parcial de la areola o pezón. Esto ocurre al haber un flujo sanguíneo insuficiente y se asocia a grandes resecciones y al tabaquismo. Es imperativo no fumar al menos 1 mes antes de la cirugía y hasta 6 meses después.

La mamoplastía reductiva es una operación que se efectúa con anestesia general y dura cerca de 3 horas. La hospitalización es de una noche. El tiempo de recuperación es aproximadamente 10 días. Su cirujano le recomendará usar tela Micropore® durante un lapso variable de varias semanas a meses. Durante un mes se recomienda usar un sostén deportivo, es decir, que se abroche por adelante y sin barbas metálicas. El resultado final puede observarse a medida que va disminuyendo el edema postoperatorio y la mama se deshincha, lo que tarda entre 3 y 6 meses. La maduración de las cicatrices hasta ser del color normal de la piel demora normalmente un año, al cabo del cual pueden llegar a ser prácticamente imperceptibles, sobre todo en los casos de piel más blanca.

Todas las mujeres tienen un grado variable de asimetría entre la mama derecha y la izquierda. En la inmensa mayoría de los casos esto se considera normal y es casi imperceptible. Conseguir una simetrización perfecta entre ambas mamas es imposible. Las asimetrías mamarias mayores se pueden corregirse significativa pero no completamente.

 

¿Dudas? Contáctanos aquí.