Contáctame
Infórmate sobre nuestros
procedimientos

Liposucción o Lipoescultura

La lipodistrofia consiste en el acúmulo localizado de grasa en ciertas ubicaciones por una predisposición genética. Es así como en los hombres la grasa tiende a acumularse en el abdomen y tórax, mientras que en las mujeres tiende a ser mayor en abdomen, región lumbar y cara interna de los muslos y rodillas. Como cirujano plástico certificado es frecuente ver pacientes que -pese a haber bajado de peso con dieta y ejercicio físico regular-, no logran eliminar esos molestos “rollitos”.

La mejor forma de hacerlo segura y eficientemente es a través de la liposucción.  En primer lugar se infiltran los tejidos con una solución que limita el sangrado durante la cirugía. Mediante punciones de pocos milímetros y usando un sistema de cánulas conectadas a un motor de aspiración, se extraen mecánicamente las células adiposas rebeldes. El objetivo de la cirugía es adelgazar la capa de grasa subcutánea y redefinir el contorno corporal. No es posible remover absolutamente toda la grasa de un cierto lugar, ya que ésta cumple funciones importantes en el cuerpo y al intentarlo se pierden glóbulos rojos que pueden llevar a anemia. Asimismo la grasa es el sostén de la piel y si se eliminara toda la grasa la piel quedaría suelta sin soporte.

No existen otras técnicas menos invasivas que puedan competir con la lipoaspiración o lipoescultura en conseguir resultados satisfactorios en remodelación corporal. La radiofrecuencia, ultracavitación o ultrasonido dejan insatisfechas a las personas la inmensa mayoría de las veces y no vale la pena intentarlo.

La liposucción no corrige las estrías ni la celulitis. Si su piel tiene estas características o está suelta y colgando, su cirujano plástico acreditado le propondrá una cirugía para removerla.

La paciente ideal es aquella que tiene un peso normal o sobrepeso leve, sin variaciones frecuentes de peso, que se haya esforzado previamente en bajar de peso con dieta y ejercicio regular. Son buenas candidatas las pacientes jóvenes, con buena tonicidad y turgor de la piel, sin estrías. La liposucción no es una cirugía para bajar de peso y no está indicada en obesos mórbidos, ya que los riesgos operatorios se elevan.

La duración de la cirugía y el tiempo de hospitalización dependerán de la cantidad de grasa a retirar (1 noche). La recuperación habitualmente dura 7 a 10 días. Al principio la hinchazón tras la operación oculta los resultados. El dolor se trata con analgésicos y anti-inflamatorios, ocasionalmente se asocian a fármacos para dolor neuropático. En el postoperatorio se usa una faja compresiva tipo body y una kinesióloga  realiza drenaje linfático. A medida que cede el edema postoperatorio comienzan a notarse los cambios y el resultado final puede verse a los 2 o 3 meses.

Me interesa Precios de cirugia plastica