Contáctame
Infórmate sobre nuestros
procedimientos

Abdominoplastía

La abdominoplastía le permitirá lograr lo que ninguna dieta ni ejercicios son capaces de ofrecer

Los cambios de peso, los embarazos y el envejecimiento progresivo de la piel llevan a una laxitud de la pared abdominal, asociado a acúmulos de grasa en el abdomen. Además de las alteraciones cutáneas –como las estrías-, el embarazo produce una distensión de los músculos de la pared abdominal que provoca que queden separados (diástasis de músculos rectos abdominales) y no vuelvan nunca a la posición previa a los embarazos. La paciente nota un abdomen abultado y prominente, fundamentalmente en la mitad inferior.

La cirugía indicada en estos casos tan comunes es la abdominoplastía tradicional, donde se retira el exceso de piel y grasa entre el pubis y el ombligo al mismo tiempo que se reposicionan los músculos rectos abdominales en la línea media. La piel sobre el ombligo se estira hacia abajo. La abdominoplastía le permitirá lograr lo que ninguna dieta ni ejercicios son capaces de ofrecer.

La abdominoplastía es una cirugía poderosa que logra efectivamente lo siguiente:

  1. Abdomen plano y tonificado.
  2. Eliminar exceso de piel sobrante y estrías bajo el ombligo.
  3. Acentuar la cintura y la silueta

La abdominoplastía deja una cicatriz larga que va desde una cadera a la otra, escondida bajo el calzón a la altura de la cesárea. Muchas pacientes se asustan al pensar en tal cicatriz, sin embargo, comparada con las características previas del abdomen vale la pena. Al término de la operación la cicatriz es una línea milimétrica. La cicatriz no se comporta como una unidad –todo bien o todo mal-, sino que algunas porciones pueden ensancharse con el tiempo según el tipo de cicatrización (al centro, donde hay más tensión al cierre). El ombligo es el mismo ombligo de la paciente que se libera al principio y se extrae por un orificio nuevo en su misma posición al final. Muchas veces la paciente logra bajar de talla.

La liposucción muchas veces se realiza de forma complementaria en conjunto con la abdominoplastía. La liposucción de forma aislada no es la solución en este tipo de casos ya que dejaría la piel más suelta al quitarle soporte y no corregiría la laxitud muscular.

Existe un espectro de variaciones técnicas a la abdominoplastía tradiciona antes descrital. En casos más leves, donde hay menor exceso de piel, se puede realizar una miniabdominoplastía con cicatrices más cortas y el mismo trabajo a nivel de los músculos del abdomen. El resultado es muy bueno en pacientes seleccionadas y la cicatriz es algo mayor que la de una cesárea.

En casos mayores, con un gran “abdomen en delantal”, la extensión de la operación necesariamente será mayor y se llama abdominoplastía extendida. Las cicatrices se extienden en grado variable en torno a las caderas hacia atrás. En los casos más severos, con un exceso generalizado de piel y grasa que rodean el abdomen como un verdadero cinturón está indicada la abdominoplastía circunferencial o body lift. La cicatriz da toda la vuelta alrededor del abdomen y sobre los glúteos.

Para aquellas pacientes que tienen un gran excedente de piel y grasa en el abdomen anterior –por ejemplo, pacientes post-bariátricos- o pacientes que ya tienen cicatrices previas en su abdomen, se efectúa la abdominoplastía en Flor de Lis. En esta operación se agrega un componente vertical de cicatriz que permite retirar mayores cantidades de piel suelta. El resultado es una “cicatriz en ancla”, pero una excelente remodelación del contorno corporal.

Su cirujano plástico acreditado evaluará caso a acaso el mejor tipo de abdominoplastía para Usted.

La abdominoplastía no elimina las estrías la porción alta del abdomen, pero hace que queden escondidas más abajo y más disimuladas al estar estiradas. El grosor de la capa adiposa del abdomen no se desaparecerá completamente.

La abdominoplastía es con anestesia general, dura entre 2 y 5 horas dependiendo de la liposucción agregada. Los resultados son inmediatos e incluso mejoran una vez que cede el edema postoperatorio con el paso de los meses. En la cirugía se dejan drenajes que salen a través del pubis, para permitir la salida de líquidos producto de la operación. Según la cantidad de líquido que salga diariamente su cirujano plástico podría retirarlos al momento del alta o en el primer control una semana después. El tiempo de hospitalización es entre 1 y 2 noches y la recuperación demora 2 a 3 semanas, donde hay que permanecer con el tronco semiflectado hasta que se relaje la piel. Es necesario esperar un mes para volver a hacer ejercicio físico y 1 mes y medio para los abdominales.

Me interesa Precios de cirugia plastica